Déjà vu

image_content_18071580_20160617234537

En el partido de ayer ante Turquía, Nolito, que contra la República Checa se situaba bastante cercano a la cal, ocupó más bien el carril central. Este inteligente movimiento de Del Bosque dejó todo el flanco izquierdo libre para que Jordi Alba encendiera la moto y rompiese constantemente por fuera, a la vez que abrió un carril más para Nolito, otorgando al genio Iniesta una línea de pase más para elegir.

Es interesantísima la gama de movimientos que ofrece, por su parte, Álvaro Morata, jugando en esa posición de nueve. Sus caídas a banda abren huecos y ofrecen nuevas posibilidades a sus compañeros y sus desmarques de ruptura estiran al rival, arrastran marcas y abren carriles. Creo que estamos ante el delantero centro más apropiado entre las opciones que hay para ejecutar el plan habitual de la Selección.

Ayer, cuando vi a Morata hacer lo que hizo, con su forma de trotar y correr con esa zancada ciertamente peculiar, goleando, y cuando vi a Nolito en esa posición en la izquierda más centrada, tan hiperactivo, con semejante instinto “asesino”, buscando siempre la portería o el movimiento que verticalice el ataque de España, experimenté en mi cabeza un déjà vu.

Donde había un 22 estaba viendo un 7 y donde había un 7 estaba viendo un 9. Quizás ayudó la lenta, desacertada y frágil Turquía, pero, por un instante, estaba viendo a David Villa y a Fernando Torres jugando en la Selección española del ciclo ganador.

‘El efecto Klopp’

kloppo

 

Es evidente que Jürgen Klopp está cambiando las cosas en Anfield Road. Su influencia en el juego ya es palpable en diferentes fases del juego, sobre todo en la buena presión sin balón que está realizando el equipo inglés, sello inconfundible del alemán. Sin embargo, considero que la mejoría que está experimentando el equipo va más allá de cualquier matiz táctico.

Dá la sensación de que Klopp lo está cambiando todo a nivel espiritual y anímico. El Liverpool, tras años sumergido en una crisis en la que jamás se encontró a sí mismo, vuelve a parecerse al Liverpool. Al gigante inglés del coraje, la entrega, la pasión, la grandeza y las heroicidades. El alemán está consiguiendo devolver a su equipo su identidad y sus valores, o, por lo menos, enseñándoles a recuperarlos, algo que ni el mismísimo King Kenny ha sido capaz de hacer unos años atrás. Ha cambiado hasta el rugido de Anfield, que vuelve a sonar a rugido de equipo gigante.

No sé si el Liverpool conseguirá volver a ser lo que era, pero solo puede encontrar el camino si va acompañado de sus valores. Y Jürgen Klopp es el hombre que se los está devolviendo.

Identidad o adaptación

arsene-wenger-dont-underestimate-marseille-theyve-got-quality-20140816043050-53eede7a4e460

Estamos acostumbrados a ver al Arsenal teniendo el balón, buscando someter al rival hasta meterlo en su propia área. Queriendo alcanzar la victoria a través de tomar y manejar el timón del partido. Esa es la identidad del equipo de Arsène Wenger.

El dilema surge cuando un rival de tanta entidad como lo es el Bayern de Múnich presenta ciertas características que invitan a, como mínimo, plantearte cambiar tu filosofía durante 90 minutos para enfrentarte a él. Este dilema lo habrá tenido Wenger en la cabeza, y ha tomado la decisión de adaptarse al rival y renunciar a su forma habitual de jugar.

El equipo londinense saltó al césped del Emirates con el plan muy claro: replegar, dejar que el Bayern maneje la pelota, hacer una buena ocupación de los espacios y buscar contraataques mediante la habilidad de Özil para lanzarlos y la velocidad de Alexis y Walcott para hacerlos efectivos.

Por su parte, Pep se aferró a la idiosincrasia de su equipo, queriendo dominar el partido en todo momento y ubicando siempre a muchos hombres por delante del balón. Y lo cierto es que en los primeros compases del encuentro, el Bayern, comandado por un Douglas Costa imparable cuando encara, consiguió avasallar a su rival, que no ocupaba óptimamente los espacios. Ningún hombre de rojo y blanco de ataque tapaba la banda izquierda y Coquelin se veía obligado a intentar ocupar más campo del que realmente podía.

arsenal-vs-bayern-munich

Sin embargo, comenzaron a tapar esa banda, el Arsenal se armó mejor, y consiguieron frenar el vendaval que habían desatado los bávaros durante los primeros 20-25 minutos de partido. Hasta ese momento, las ocasiones habían sido mayoritariamente del Bayern, pero el Arsenal consiguió enlazar en pocos minutos dos o tres acciones peligrosísimas a la contra comandadas por unos inspirados Alexis Sánchez y Theo Walcott –como la que obliga a Neuer a hacer una parada descomunal- y se invirtió la dinámica del partido. El Arsenal, eufórico, dio unos cuantos pasos adelante en ese momento y consiguió que el campo se inclinase hacia la portería defendida por Manuel Neuer en la segunda mitad de la primera parte.

Durante los últimos 45 minutos, el guion del encuentro se estabilizó, ya que ninguno de los dos equipos sometió tanto a su rival como lo había hecho anteriormente. El argumento alemán era el dominio a través de la posesión y el inglés el repliegue y la búsqueda de situaciones con espacios. Así, se sucedieron las ocasiones de ambos equipos, quizás más claras las favorables al Arsenal pero más frecuentes las del Bayern.

Paradójicamente, el mismo Neuer que en la primera parte había hecho una parada estratosférica a un remate de Walcott en el área pequeña, salió mal en un centro a balón parado puesto por Cazorla, y Giroud, que acababa de ingresar en el verde, lo aprovechó para poner el 1-0 en el minuto 77. Después de esto, el Arsenal dio un paso más hacia atrás y el Bayern no consiguió inquietar demasiado a Cech. Ya en el tiempo añadido, el Arsenal mató el partido gracias a una fenomenal anticipación de Bellerín –ojo al nivelazo de Héctor Bellerín esta temporada-, que dejó el balón franco para que Özil marcase.

Algunas veces para llegar a la victoria en el fútbol, hay que adaptarse incluso llegando a traicionar tus propias creencias. Eso habrá pensado Wenger al preparar el encuentro que ha ganado hoy.

Entrevista a Miguel Mosquera

qIAZDCbC

Miguel Mosquera (1998) es el chico que, con tan sólo trece años, dio a luz a la página web MenudoGolazo, la cual todavía sigue gestionando a día de hoy. Recientemente, a su insultante juventud, ha comenzado a colaborar con MarcadorInt, a la que muchos consideramos referencia clara dentro del periodismo deportivo español. A los que sabíamos de la existencia de MenudoGolazo, no nos sorprende este fichaje. Es un placer hablar con Miguel en este momento tan dulce para él.

  • Sé que es la pregunta típica, pero es necesaria: ¿cuándo y por qué nace en ti la pasión por el fútbol?
  • Me resulta difícil decir cuándo me empezó a gustar el fútbol e identificar el porqué. Pero te diría lo típico, siendo un niño descubrí este deporte y poco a poco mi pasión por él fue incrementando. Primero juegas en el patio, comienzas a ver partidos con frecuencia, empiezas a interesarte por un equipo, idolatras a algún futbolista…
  • ¿Y por el periodismo?
  • Quizás mi primera aproximación al periodismo fue el personaje de Tintín, de pequeño me leía todos sus comics. Ya más adelante hice dos cursos que aumentaron mi interés. Probablemente ese fue mi primer acercamiento “formal” al mundo periodístico y fue cuando supe que quería ser periodista. Empecé a escribir sobre fútbol porque era el tema con el que me sentía más cómodo.
  • ¿Qué te motivó a empezar con MenudoGolazo? ¿Te lo tomabas como un hobby, o tenías ya unas expectativas de formación periodística o de que pudiese servir como trampolín?
  • Ya había tenido un par de blogs y en ese momento quería dar un pequeño paso, entonces decidí crear mi propia página web. Tenía ganas de hacer periodismo deportivo pero con 13 años aún tenía que esperar mucho… Entonces empecé mi web para saciar, por lo menos parcialmente, esta inquietud.
  • ¿Cómo hace un chico de tan joven para crear y llevar de forma tan elaborada una web como la tuya? 
  • El primer modelo de mi web lo diseñé yo y he de admitir que era una auténtica chapuza. Hace años había hecho un curso de diseño de páginas web, entonces tenía apuntes y recordaba lo básico para trabajar con HTML y demás. Estuve un tiempo con un simple formato y después di el salto a WordPress. Al principio escribía todo yo, aunque hace dos años decidí crear una especie de red de colaboradores para que la web tuviese más contenidos. La web se actualizaba con frecuencia, llegaron a escribir hasta treinta colaboradores diferentes, también hacíamos podcasts… y todo esto se acabó tras el Mundial de Brasil porque ya no iba a disponer de tanto tiempo. De todos modos, en diciembre modifiqué el formato de mi web y comencé a publicar una serie de nuevos contenidos, que son los que se pueden ver a día de hoy. Así que actualmente conservo mi web pero ya no es a lo que le dedico más tiempo.
  • Con un simple vistazo a MenudoGolazo, una de las cosas que más saltan a la vista es tu especial interés por el fútbol más “underground”. Explícanos ese interés.
  • El fútbol me interesa se juegue donde se juegue. La calidad futbolística de un partido de League Two no es la misma que en uno de Premier pero creo que hay que vivir ambas cosas. Luego, que en mi web el fútbol menos mediático tenga más protagonismo es simplemente porque no me parecía una buena idea tratar temas que abordan de un modo mucho más completo en otras webs. Como ejercicio periodístico de vez en cuando estaba bien, pero en una web muy pequeña es difícil dedicarte plenamente a cubrir el fútbol más mediático, ya que hay muchísimos sitios más en los que gente más contrastada que tú está escribiendo sobre lo mismo. Por lo tanto, pensé que era más sencillo escribir sobre otras cosas.
  • De la comunicación sobre fútbol, ¿qué te atrae más: escribir, hacer radio, tele,…?
  • Cuando estás metido de lleno en un artículo lo disfrutas y es muy gratificante. Escribir me agrada especialmente. En la radio tengo muy poca experiencia. Desde el pasado mes de agosto me llaman de vez en cuando para hacer algunas colaboraciones en Onda Cero cada vez que el Valencia CF juega un partido de competición europea y estoy disfrutando mucho la experiencia, espero repetir en la fase de grupos. En tele no he llegado a hacer nada serio pero me encantaría poder hacerlo. Me encantaría poder ir escribiendo y grabando reportajes sobre fútbol y sociedad por todo el mundo, ese sí que sería un dream job… Comunicar me apasiona, ya sea escribiendo o en el área audiovisual.
  • Con 16 años has conseguido ser colaborador de una web de referencia como lo es MarcadorInt, algo con lo que cualquiera soñaría. ¿Qué lectura haces de ello?
  • Si le dijese a mi “yo” de hace un año, o de hace unos meses, que iba a colaborar en MarcadorInt -aunque fuese muy modestamente- alucinaría. Es el sitio en el que siempre quería escribir y no lo digo cual futbolista abusando de tópicos en una presentación. Le tengo que estar muy agradecido a Àxel por la oportunidad y a todos los miembros de la web por su ayuda. He cumplido un objetivo y ahora me toca disfrutar y aprender de ello.
  • ¿De qué contenidos de MarcadorInt te vas a ocupar?
  • En MarcadorInt escribiré cada jornada las previas de los partidos de Ligue 1 y de Liga Adelante. Si entras en la sección “previas” de la web o de la app, todas las semanas te puedes poner al día de los partidos que se vayan a disputar esa jornada, no sólo de las ligas sobre las que escribo yo, sino que también de la Liga, Premier League, Bundesliga, Serie A y entre semana de las competiciones europeas. También escribo algún texto post-partido o alguna previa más detallada de un encuentro en concreto. Cuando tengo más tiempo, intento preparar algún artículo.
  • Si no me equivoco, has estado viviendo en Inglaterra durante un tiempo. ¿Qué te llevó a hacer la maleta e irte? ¿Cómo ha sido la experiencia y cómo la valoras de cara a tu formación?
  • Inglaterra siempre me había llamado mucho la atención y me apetecía mucho tener una experiencia en el extranjero. Ahora, viéndolo con cierta perspectiva, creo que fue una gran decisión el ir allí. No sólo he podido mejorar mi nivel de inglés, sino que también he disfrutado y, como no, he visto mucho fútbol.
  • ¿Quiénes son tus referentes periodísticos?
  • En el ámbito en el que en un principio me gustaría trabajar, el periodismo deportivo, hay muchos profesionales en los que me fijo a diario porque me gusta lo que hacen y porque quiero aprender de ellos. Axel Torres y Julio Maldini son dos referentes no sólo para mí, sino que para muchísima más gente. En televisión, me gustaría poder trabajar para un medio inglés pese a ser español, tal y como hace Guillem Balagué en Sky Sports. De habla inglesa, me encanta el trabajo de Simon Kuper. No me es sencillo elegir a unos referentes en concreto porque sigo constantemente a muchos periodistas en prensa escrita, radio, televisión… y al fin y al cabo, de todos aprendes algo.
  • ¿Qué metas persigues, tanto personal como profesionalmente?
  • A corto plazo, me gustaría poder estudiar la carrera de periodismo en Reino Unido. De no ser así, hacerlo en España. Sería genial poder seguir escribiendo en MarcadorInt, sacarme los niveles de entrenador y poder financiarme los estudios por mi cuenta, sin tener que depender de nadie. A largo plazo (y siendo demasiado ambicioso) no estaría nada mal tener un trabajo periodístico de ensueño que me permitiese viajar, aprender y comunicar libremente. Escribir algún libro y hacer una peli en algún momento tampoco me importaría… pero vaya, que ni hay prisa, ni es fácil. La idea es ir saciando inquietudes constantemente. Personalmente, me gustaría estar contento en la medida de lo posible -¿y quién no?-, preocuparme menos y apreciar y agradecer más las cosas. Si alguien lo ha conseguido, por favor, que me diga cómo…

6Of3oAOr

Dejando el periodismo a un lado, hablemos un poco de fútbol:

  • ¿Qué fútbol te atrae más y por qué?
  • Tengo debilidad por el fútbol inglés. Pero disfruto viendo cualquier partido. Podría decirse que sitúo el fútbol inglés en un primer puesto por lo que a afinidad respecta y después todos los demás están empatados. Emoción hay en todas partes, y eso es maravilloso, pero futbolísticamente hablando, yo diría que el fútbol español es de los mejores.
  • ¿Qué modelo te gusta más: liga de filiales como en Inglaterra o filiales compitiendo con los demás clubes como en España?
  • No te sabría decir. En líneas generales, los filiales en España han competido muy bien. Este año en Segunda tenemos al Bilbao Athletic, un equipo bastante interesante. Los jóvenes futbolistas que jueguen en Liga Adelante o Segunda B compiten a un nivel considerablemente alto y eso les viene muy para formarse. Sí que es verdad que se dice que las ligas de filiales en Inglaterra puede que no sean la mejor opción. Las ligas U-18 me parecen bien, en lo que sí que se podría hacer un cambio sería en las U-21. Pero es que tampoco puedo llegar a una conclusión definitiva sobre este asunto. No lo domino lo suficiente.
  • ¿Qué cosas cambiarías del fútbol?
  • Creo que el árbitro debería de ser un crack retirado y debería de ir con quien llevase el balón. Un Betis-Real Sociedad con participación de Zidane o un Southampton-Crystal Palace con pases de Beckham… molaría. No, ahora en serio, como todo el mundo, pienso que hay muchos aspectos negativos que deberían de desaparecer, la violencia o el fanatismo, por ejemplo. Pero es muy difícil, es algo más de la sociedad que del juego. Tanto en el fútbol como en la política, el periodismo o el supermercado de al lado de tu casa, en todos lados siempre hay cosas que mejorar, pero es complejo. A veces parece mejor meterse en una burbuja e intentar que no te afecten los despropósitos. A la larga, no es una solución realista. Aunque me alegra pensar que en el fútbol siempre quedarán románticos.
  • Un referente futbolístico.
  • Juan Mata.
  • Un club.
  • He conectado con varios…
  • ¿Cómo ves en la actualidad al fútbol gallego?
  • Tanto el Deportivo de la Coruña como el Celta de Vigo son dos equipos a los que les deseo lo mejor. Me alegré de que el Dépor consiguiese la salvación la temporada pasada y creo que este verano se han reforzado muy bien dentro de lo que cabe. Con respeto al Celta, es un equipo al que da gusto verle jugar y que esta temporada no descartaría que entrase en Europa. He de declarar que en mi armario tengo la camiseta de tres clubes gallegos: del Dépor, del Celta y del Compostela. Suelo conectar más fácil con los clubes que tiene el azul entre sus colores, aunque no siempre es así.

No me puedo permitir ver fútbol en la tele, ¿dónde puedo contratarlo?

Futbol-Tv

Este es un artículo dirigido a todas esas personas que aman el fútbol y que quieren contratar alguna plataforma para poder disfrutarlo de forma completamente legal, pero que le resultan prohibitivos los precios que imponen los operadores de televisión.

En primer lugar, recordemos que los derechos de La Liga y la Copa del Rey los tiene Movistar Plus -Canal Plus de toda la vida-, así como los de los partidos que no sean en abierto de Segunda División. Este mismo operador posee también derechos de la Premier League, Bundesliga, Serie A, y otras ligas europeas.

Por otra parte, beIN SPORTS tiene los derechos para emitir la Champions y la Europa League –íntegras ambas, si no me equivoco- en España, además de Premier League, Serie A, Ligue 1 y otras ligas europeas y sudamericanas –Copa Libertadores incluída-.

¿Cómo ver fútbol de forma legal a un precio asequible?

Como he dicho unos párrafos arriba, este artículo es para quien no puede pagar los precios que piden los operadores de televisión, como Movistar, Orange u Vodafone. Por lo tanto, omitiremos datos referentes a ellos.

La solución alternativa se encuentra en internet. Diferentes plataformas ofrecen paquetes de fútbol a un precio mucho más asequible. Vayamos a lo concreto:

  • BEIN SPORTS CONNECT: Contratando directamente esta plataforma por internet con beIN, sin intermediarios para ver el canal en televisión, tenemos Champions League, Europa League, Premier League, Serie A, Ligue 1, Libertadores, y otras competiciones europeas y latinoamericanas por un precio de 9,99 €/mes (IVA incluído). Si eres antiguo socio del prácticamente extinto Gol T, te ofrecen los dos primeros meses de contrato por 5€/mes (IVA incluído). Sin permanencia.
  • BeIN SPORTS CONNECT va de la mano de TOTALCHANNEL, plataforma de televisión por internet, en la que encontrarás por el mismo precio beIN SPORTS (además de otros canales interesantes, que no vienen al caso, pero suman, y la posibilidad de grabar para ver emisiones en diferido). Contratando una de estas dos opciones tendremos acceso automáticamente a la otra. Un dato importante: en beIN SPORTS CONNECT tendrás la posibilidad de elegir un partido para verlo de forma íntegra cuando haya varias retransmisiones a la vez.
  • VEOFÚTBOL: Opción un poco más cara, pero que incluye, además de beIN SPORTS, toda La Liga y Copa. En otras palabras, con VeoFútbol tienes la posibilidad de acceder a prácticamente todo el fútbol de primer nivel excepto la Bundesliga. La compañía asturiana Telecable ha lanzado esta oferta para contratar con ellos exclusivamente el fútbol por 30 €/mes. Pero ojo, importantísimo: si lo contratas antes del 15 de septiembre puedes tener el pack entero por 15 €/mes. Esta plataforma también da la posibilidad de contratar por separado lo que nos interese, por ejemplo: si quiero contratar el pack de los 8 partidos de La Liga por jornada y lo demás no me interesa, puedo hacerlo, costándome 15 €/mes (7,50 €/mes si lo contrato antes del 15 de septiembre, ya que la promoción también se aplica si sólo quiero comprar una parte del paquete). Al igual que TotalChannel y beIN SPORTS CONNECT, VeoFútbol tampoco impone permanencia. Este artículo de la web adslzone.tv explica un poco más en detalle esta alternativa: http://www.adslzone.tv/2015/08/30/veofutbol-una-alternativa-economica-y-accesible-para-ver-el-futbol-este-ano/

Aquí he expuesto todos los datos que conozco de la forma más pragmática que he podido. Espero servir de ayuda si alguien se topa con este texto.

Cuestión de roles

Cuando una persona tiene unas metas, en función de lo que merece o de lo que considera que merece (o de lo que le hacen creer que merece), y éstas no se cumplen, se produce un desajuste en su mente que le lleva al desánimo y a la frustración. A partir de este punto existen dos caminos: asumir su rol y conformarse con él o buscar una solución alternativa. Esto es pura psicología de las expectativas, aplicable a cualquier ámbito de la vida. Por supuesto, el fútbol es uno de ellos.

Es muy habitual en el mundo del fútbol ver casos de jugadores que, disconformes con su papel en el equipo en el que recalan, presionan hasta que les dejan ir. Sin embargo, aunque ya es un problema muy importante en sí mismo, no sólo hay que tener en cuenta esto. Entre el incumplimiento de las expectativas y el final del proceso en forma de salida forzada, hay muchos factores que se ven afectados por esos sentimientos de desánimo y frustración antes citados. El jugador trabaja y convive en su día a día con un grupo humano, y estos sentimientos son una bomba de relojería que no sólo pueden afectar a la persona individual, también al colectivo al que pertenece. 

Un caso de ferviente actualidad relacionado con este tema es el de Pedro Rodríguez, un jugador de contrastado primer nivel, importantísimo -casi indiscutible- en el Barcelona de Pep Guardiola que lo ganó todo, que ha visto como su protagonismo en el club catalán se iba diluyendo poco a poco con el paso de las temporadas. Ha llegado hasta tal punto su disconformidad con su situación en el club en el que se ha formado y en el que ha ganado la friolera de 20 títulos, que ha presionado con todas sus fuerzas para conseguir un traspaso. Finalmente, como no podía ser de otro modo, la salida de Pedro se ha clarificado. Y su destino es el barrio de Fulham, para vestir de azul. Pero no estamos aquí para hablar de eso.

Uno no puede evitar pensar en todo esto cada vez que ve que un equipo se refuerza con muchos futbolistas que se supone que vienen dando un salto para tener un rol importante en el equipo que los contrata. Un ejemplo claro es el del Liverpool en la posición de delantero centro, en la que ahora mismo cuenta con hasta cuatro jugadores que se supone que deberían tener un rol importante (incluso Firmino, que puede desempeñar en esa posición, aunque no lo vamos a contar porque no parece que intención de Rodgers sea ubicarlo en esa demarcación), y sin contar a Borini y Balotelli, a los que se les busca salida. En principio, tendrán que disputarse Benteke, Sturridge cuando se incorpore en octubre, Ings y Origi un puesto, ya que por lo visto hasta ahora la primera idea de Rodgers es la de jugar con un solo delantero. No cabe ninguna duda de que ni Benteke ni Sturridge asumirán un segundo plano. Y en el caso de Ings y sobre todo Origi, se intuye que la feroz competencia no dejará satisfechas sus expectativas de protagonismo, aunque no sean tan elevadas como las que pueden tener los dos primeros.

Tarde o temprano, salvo maravillas de otra galaxia en la gestión del grupo humano por parte del staff técnico, alguno acabará entrando en esa peligrosa dinámica de frustración y desánimo.

Porque tener a los mejores para que compitan entre ellos está bien, pero, ¿hasta qué punto? ¿Qué plantilla es mejor, la que junta a los mejores aunque se pisen entre ellos, o la que apuesta por repartir los roles con claridad en función de las expectativas de cada jugador?

Una historia de amor y fútbol

ca22020b7e6e0837047cea29a1194623_XL

6 de junio del 2009. El cielo de Vigo lucía con ciertas nubes que a ratos tapaban a un sol que se quería dejar ver. Esa misma tarde, el estadio de Balaídos presenciaría la jornada número 40 de la Segunda División, que en ningún caso resultaría ser un partido normal y corriente. El Celta se enfrentaba al Deportivo Alavés –de Gaizka Garitano y Óscar de Marcos, entre otros- en un partido clave en la lucha por evitar el descenso a la 2ª división B, algo que sería catastrófico para ambos, pero especialmente para el club galego, que estaba en una delicada situación económica. Si el equipo celeste ganaba, certificaba la permanencia. De no ser así, perdería el pequeño colchón de tres puntos que tenía y se metería de lleno en la puja.

Fue un choque que, de tener un aficionado celtista que definirlo con una palabra, seguramente diría sufrimiento. Como toda la temporada. El Alavés fue superior y las paradas de Ismael Falcón fueron claves para dejar intactas las opciones del Celta de ganar el partido. En el minuto 60, Eusebio, con gran valentía, retiró del campo a Oscar Díaz y le dió la entrada a un joven canterano que todavía no había jugado con el primer equipo en Balaídos: Iago Aspas.

El moañés adelantó en el minuto 80 al Celta y las gradas de Balaídos estallaron de alegría al ver que la permanencia se rozaba con los dedos. Sin embargo, en el minuto 88, Juanjo haría el 1-1, enmudeciendo a un estadio cansado de sufrir y que volvía a verlo todo de color negro. Pero tan solo dos minutos después, el joven Iago hacía otro gol y el éxtasis era doble. El partido acabó 2-1, el Celta acuñó la salvación y nacía una nueva leyenda celtista. Iago Aspas espantó las nubes y el sol lucía espléndido en Vigo.

ZZ110613aspas3

En la temporada 10/11 cogió las riendas del proyecto Paco Herrera, que cambió el estado de ánimo del equipo y de la ciudad, y de la mano de la gran hornada de jóvenes que salieron de la cantera de A Madroa, el Celta se asentó entre los equipos dominantes de la categoría. Ese mismo año, los vigueses jugaron la fase de ascenso, a la que llegaban en el peor momento de la temporada, y cayeron de forma cruel en Granada, en una tanda de penaltis.

Al año siguiente, los canteranos dieron un paso adelante y llegó alguna incorporación que consolidó al Celta como un equipo a tener muy en cuenta. Sin embargo, en la punta del ataque se presentaba una pequeña carencia, con un irregular David Rodríguez que no acababa de dar el muy buen rendimiento que había dado la temporada anterior. Entonces a Paco Herrera se le ocurrió algo que, sin duda, considerará una de las mejores decisiones de su carrera como técnico: ubicar a Aspas como delantero centro, pese a que no era su posición natural, y darle partidos para que pudiese mostrar todo su potencial. Y el salvador explotó, formando una sociedad letal principalmente con Orellana, y haciendo la friolera de 23 goles. El Celta no podía conseguir el ansiado ascenso de otra manera que no fuese con su “mesías” particular teniendo un papel capital.

Ya en Primera División, Iago Aspas completó una primera vuelta brillante, erigiéndose como la revelación de la temporada en el fútbol español –o una de ellas-, y siendo fundamental en un Celta que convencía en cuanto a juego, pero no conseguía plasmarlo en resultados. A partir de diciembre, empezaron a sonar cantos de sirenas de clubes muy potentes, y cuenta la leyenda –recuerdo que el propio Paco lo dijo en una rueda de prensa- que fue algo que influyó mucho en la bajada de rendimiento del moañés en la segunda vuelta, y en consecuencia del Celta, que cada vez mostraba una mayor dependencia de su jugador franquicia.

Aquella segunda vuelta fue muy tortuosa para el celtismo. Los resultados no llegaban y se acabaron esfumando las buenas sensaciones que sí había en la primera vuelta. Herrera fue destituído. A falta de dos jornadas para que concluyese la liga, el Celta estaba metido en el pozo del descenso, y la estadística le otorgaba un 4,01% de probabilidades de conseguir la salvación. En la penúltima jornada de liga consiguieron llevarse los tres puntos de Pucela, dejando todo el pescado por vender para la última jornada. Llegada la 38ª fecha, el Celta tenía que ganar al Espanyol en Balaídos y dependía de que su eterno rival –qué caprichoso es el destino- no consiguiera los tres puntos en casa ante la Real Sociedad para completar la épica salvación. El equipo donostiarra sólo tenía que ganar para acabar la liga en puestos de Champions, y lo consiguió gracias a un tanto de Griezmann. Simultáneamente, ese Iago Aspas que había bajado el rendimiento en la segunda vuelta, dejaba sentado a Colotto y asistía a Natxo Insa para que éste mandase el gol de la permanencia al fondo de la red. Otra vez. El mesías era protagonista de una gesta una vez más.

aspas_176268656

En el verano del 2013, un gigante del continente como lo es el Liverpool apostó fuerte por llevarse a Iago Aspas a las islas británicas, y el de Moaña entendió que era el momento de volar y probar retos a mayor escala. Así lo anunció entre lágrimas en una emocionante despedida en la que el propio Iago no se cansó de decir que aquella es su casa y que volvería.

Probó suerte en Liverpool, pero dos bestias llamadas Luis Suárez y Daniel Sturridge, que hicieron probablemente el mejor año de su carrera, lo dejaron casi sin oportunidades de demostrar lo gran futbolista que es. Después probó suerte en Sevilla, y pese a demostrar con creces su gran nivel en los ratitos que jugó, volvió a pagar el pato de competir por el puesto con grandísimos jugadores que se encontraban en grandísimos momentos de forma.

El círculo se completó hace tres días, cuando el Celta hizo oficial la noticia que tanto esperaba leer el celtismo: Iago volvía a casa. Un club no puede hacer un fichaje más ilusionante que éste. Un fichaje de un romanticismo -cada vez menos presente en el fútbol- infinito. Una historia de amor en toda regla en la que todavía quedan muchos capítulos por escribir, tal vez los más ambiciosos e ilusionantes. Quién sabe, quizás Iago esté predestinado a ser el que aparte las nubes y haga que luzca el sol sólo en las Rías Baixas, como hizo el 6 de junio del 2009.

dsalndasldakasl

La zona del mago

valdivia

Conocemos a Sampaoli y la riqueza táctica de la que dota a la selección chilena. Despúes de jugar un montón de partidos con tres centrales –así jugó Chile todo el Mundial de Brasil-, se comentaba antes del partido inaugural de esta Copa América que el técnico iba a abandonar ese esquema. Bielsa decía que siempre es conveniente tener un central más que delanteros el equipo contrario, y como buen discípulo suyo, Sampaoli alineó a Medel, Jara y Mena para retener a Bolaños y Enner Valencia. Será interesante ver si continúa jugando así el resto del torneo ante equipos que jueguen con un nueve.

Al margen del partido completo, el cual considero que estuvo igualado, pudimos ver en los primeros 10 o 15 minutos un dominio muy claro de la anfitriona sobre Ecuador. El detalle de los tres centrales contra los dos puntas fue importante, ya que en parte gracias a ello los chilenos consiguieron encontrar mucha clarividencia para salir con el balón jugado.

Sin embargo, Chile no sólo tenía el dominio de la pelota en este tramo del partido. Consiguió crear dos ocasiones tremendamente claras y la sensación de peligro era muy grande. ¿Por qué? Porque Chile encontraba a un Jorge Valdivia clarividente. Durante estos minutos resultó ser el enlace perfecto. Cada vez que el veterano jugador recibía la pelota, automáticamente todos los miembros que se encontraban unos metros por delante de él –Beausejour, Vidal, Alexis e Isla- corrían. Así, creaban líneas de pase profundas, además de habilitarle un cierto espacio, una zona de un segundo para que el Mago deliberara cuál era la mejor opción y la llevara a cabo. Con la precisión con la que la ejecutaba Valdivia, Chile conseguía que el martilleo sobre la zona del portero ecuatoriano Domínguez fuese constante.

Lamentablemente para La Roja, Ecuador consiguió controlar esto gracias a su buen hacer, y las fuerzas se igualaron durante el resto del partido.

La calidad individual del Barcelona frustra al Bayern

El contexto en el que se daba la vuelta en el Allianz Arena ya invitaba a pensar que íbamos a presenciar un partido muy abierto. La mayor duda, con el recuerdo de la eliminatoria del año pasado en la que el Madrid le endosó un 0-4 al Bayern, era hasta qué punto se expondrían los de Pep Guardiola. El equipo bávaro tenía que encontrar un equilibrio entre ir a por los tres goles mínimo que le harían falta y no sobreexponerse atrás.

Pep optó por salir con un esquema asimétrico para intentar la machada, en el que la banda izquierda era toda para Bernat, juntando a tres en el medio, ubicando a Lahm de extremo derecho y poniendo a Müller como segundo punta con bastante libertad de movimientos acompañando a Robert Lewandowski. Guardiola quiso sacrificar una banda y dejarla bastante desprotegida a cambio de poblar el centro del campo para intentar ganarlo y juntar a la suficiente gente arriba como para poder crear bastantes ocasiones. Por su parte, Luis Enrique Martínez sacaba un once sin sorpresas, con el habitual 4-3-3 con Busquets, Iniesta y Rakitic en el medio.

Por aquí dejo los dibujos de los esquemas, para mayor claridad: http://sharemytactics.com/43311/

Consiguieron los alemanes crear bastantes ocasiones para marcar, pero un estelar Marc-André ter Stegen lo sacó todo en la primera parte. El portero de Mönchengladbach dió una auténtica exhibición de reflejos y agilidad bajo los palos. Sin embargo, en un balón parado, Benatia cabeceaba y adelantaba a su equipo, lo cual provocó que el Bayern, llevado en volandas por la explosión de júbilo y esperanza, se expusiese más de lo que lo estaba haciendo hasta el momento.

Leo Messi, que partía desde la banda derecha, vió lo desprotegidas que se encontraban ciertas zonas del campo, y comenzó a alejarse de los defensas muniqueses para recibir en esas posiciones. De esta forma el astro argentino creaba desajustes y el Barcelona empezó a encontrar espacios, incluso estando muchos jugadores del Bayern de Múnich por detrás de la pelota. Luis Suárez, que es una mente privilegiada para la práctica de este deporte, comenzó a tirar desmarques hacia la zona óptima. La cierta fragilidad defensiva del Bayern salió a la vista y Messi, en modo pasador, encontraba al uruguayo, que con gran generosidad le entregaba el 1-1 a Neymar.

Messi siguió apareciendo en esas zonas del campo, y continuó dándole salidas con espacios al Barça. En una de estas, el Bayern volvía a enseñar todas sus costuras, y en un error defensivo, Messi prolongaba de cabeza para que Suárez corriese al espacio, regalándole nuevamente un gol a Neymar Jr., que definía con la calidad que le caracteriza. En cierto modo el segundo gol del Barcelona se parecía al primero.

A partir de ahí el partido no tuvo mucha historia. Esos dos goles del equipo catalán eran el finiquito a la eliminatoria. En el resto de la primera parte no cambió el guión de partido que estaba siendo –vuelvo a mencionar aquí la enorme actuación de ter Stegen-, pero en la segunda el Barcelona se relajó y simplemente se dejó llevar. El subconsciente de sus jugadores sabía que el trabajo ya estaba hecho.

El Bayern, que se empeñó en ignorar el marcador en una elogiable demostración de coraje y competitividad, continuó ofreciéndole muchos problemas en la segunda parte al Barça, y así encontró dos goles que les otorgaron una digna victoria. Es de destacar la actuación de Lewandowski, que puso en problemas al portero alemán del Barcelona en unas cuantas ocasiones y demostró una vez más lo buenísimo que es aguantando balones, de Rode, que con su entrada le dió una bocanada de aire fresco al equipo bávaro, y sobre todo de Müller, que no dejó de tirar de su equipo en todo el partido, tanto futbolística como espiritualmente.

Fue superior en el partido el Bayern e incomodó al equipo de la ciudad condal, pero la acumulación de jugadores de tantísima calidad provocaron que en casi ningún momento el equipo de Baviera se sintiese con opciones reales de alcanzar la final de Berlín.

La dimensión de Suárez

Product (3)

Uno vive con la sensación de que la dimensión de Luis Suárez no es totalmente entendida o reconocida hoy en día. Seguramente porque en la constelación barcelonista, Suárez no es la estrella que más brilla. La grandeza de Messi y el talento y plasticidad de Neymar hacen que no se hable tanto de la labor de Luis Suárez en el equipo y lo que representa como futbolista. También puede ser que influya la mala imagen que ha podido crear con sus lamentables incidentes, de sobra conocidos.

Todas las características que debe tener un delantero centro, Suárez las reúne. O por lo menos, considero que es el nueve del mundo que más cerca está de reunirlas todas. Y las ejecuta a un nivel supremo. Suárez tiene ese punto de “mediapuntismo” –es lo que ha sido buena parte de su vida futbolística- que le hace diferente de muchos otros nueves, mezclado con todo lo que tiene que tener un delantero centro.

Para empezar, me atrevería a afirmar que hoy por hoy no existe un mejor delantero en cuanto a trabajo sin balón en el fútbol mundial. Suárez empieza la presión de su equipo, es tremendamente intenso, cae a las bandas cuando toca, sabe leer dónde y cuándo tiene que estar en un determinado sitio, es inteligentísimo a la hora de desmarcarse, es rápido al espacio,… En fin, lo dicho.

En cuanto a las características con balón, Luis domina las dos piernas, tiene disparo, tiene pase –y último pase-, juega de espaldas al área, tira asociaciones como los ángeles y sabe conducir el balón y aguantarlo a las mil maravillas con ese potente tren inferior, de una forma no tan bella visualmente quizás como otros pero igual de efectiva.

Las estadísticas, en este caso, hablan por sí solas. Juntando todas las competiciones, Luis Suárez lleva un total de 26 goles y 18 asistencias en 40 partidos. Dejando a un lado por un momento todo lo comentado en los anteriores párrafos, Suárez ha tenido influencia directa en 44 goles. En 40 partidos. Son unos números salvajes y que dicen bastante de lo que es este jugador.

Como apreciación muy personal, me gustaría decir que no me había transmitido tanto futbolísticamente un delantero desde el Ronaldo Nazario de principios de siglo. Ya cuando le había visto en su etapa en Holanda me lo transmitía. Luis Suárez es talento, es gol, es garra, es pasión -a veces incluso desmedida-. Verlo todo junto y de una forma tan intensa despierta en mí unas sensaciones indescriptibles cada vez que veo jugar al uruguayo.